Actualmente, las aguas del Mediterráneo son las más peligrosas del mundo en término del número de muertos y desaparecidos entre quienes se embarcan en el sur para tratar de ganar las costas europeas. El equipo de EntreFronteras viajó junto a un grupo de voluntarios para dar voz a los que huyen de Libia.