Descubrir nuevos paisajes es una experiencia increíble para cualquier persona. Pero lo es mucho más para un fotógrafo. Estar en contacto con la naturaleza, sentir el viento en tu cara y tener las manos congeladas para poder disparar es algo único. El País Vasco me ha dejado con muchas ganas de volver. Gracias a los que compartieron esta experiencia conmigo: Samu, Pablo, Javier y Marijo.

IMG_5699.jpgIMG_5704.jpgIMG_6139.jpgIMG_6177-Editar.jpgIMG_6233-Pano-Editar.jpgIMG_6291-Pano-Editar-Editar.jpgIMG_6631-Editar-Editar.jpg

IMG_6356.jpgIMG_6321-Pano.jpg